91 637 01 51 - 647 532 480 - 670 520 191

Los familiares de pacientes que presentan un trastorno de la conducta alimentaria deben contar que uno de los momentos donde pueden incrementar o reaparecer los síntomas de un trastorno alimentario es durante los días estivales  y posterior a ellos. Esto es debido a que  en las vacaciones es complicado poder llevar una rutina muy estable tanto a nivel alimentario como de actividades.

Como podemos ayudar a un familiar con trastorno de la conducta alimentaria en esta situación:

TrasmitIr confianza, animarle a seguir trabajando, no desesperarnos delante de ellos y entender que la evolución de un trastorno alimentario tiene un recorrido largo y con subidas y bajadas. Ayudarle a retomar la rutina y el orden lo antes posible

Por todo ello al finalizar las vacaciones debemos contar que puede haber una reagudización de los síntomas, y no verlo como una recaída, en principio.

Desde nuestra experiencia entendemos que durante el tratamiento de un trastorno de la conducta alimentaria es muy importante contar que la evolución es lenta, y en determinados momentos se frena e incluso se retrocede. por ello es recomendable mirar hacia atrás y ver los recorrido y no solo lo que falta por recorrer.

¿Consideras tener presente la evolución de estos trastornos para no tirar la toalla?