Ya hemos olvidado las vacaciones y estamos ya inmersos en las rutinas, el trabajo, los hijos, los problemas. Todo ello con frecuencia provoca insomnio que genera un gran malestar durante el día siguiente.

Retomamos la temporada de nuestro blog comentando algunas pautas que sirven para mejorar la conciliación del sueño, y evitar el insomnio.

1.     Acuéstate para dormir, únicamente cuando tengas sueño.

2.     No utilices la cama para nada que no sea dormir; no leas, no veas la televisión, comas o te preocupes por problemas en la cama. La actividad sexual es la única excepción a esta norma.

3.     Si una vez en la cama observas que no puedes dormir, levántate y vete a otra habitación. Esta es la parte más difícil de las indicaciones porque estarás tentando a permanecer en la cama. Sin embargo, es muy importante que si pasados diez minutos no te has dormido, cumplas con las pautas anteriores.

4.     Si no puedes dormir y transcurridos diezminutos te levantas de la cama, lleva a cabo alguna actividad relajante como leer o escuchar música, con luz tenue para inducir el sueño. Regresa al dormitorio únicamente cuando vuelvas a sentir sueño.

5.     Si de nuevo en la cama vuelves a no poder dormir repite los puntos 3 y 4, y así tantas veces como sea necesario durante la noche.

6.     Si te despiertas durante la noche y permaneces en la cama diez minutos sin poder dormir sigue también las instrucciones de los puntos 3,4 y 5.

7.     Conecta la alarma del despertador a la misma hora todas las mañanas y levántate en cuento suene sin tener en cuenta el tiempo que dormiste durante la noche.

8.     No duermas durante el día.

9.    No tomes bebidas estimulantes durante el dia.

10. Evita el ejercicio excesivo e intenso a última hora del día.

Se llama “higiene de sueño“, es un entrenamiento para que el hábito de dormir esté bien instaurado. El descanso durante la noche es fundamental para afrontar las rutinas del día.

¿Nos contáis que tal os ha ido con estas pautas para evitar el insomnio?