91 637 01 51 - 647 532 480 - 670 520 191

El ejercicio físico no provoca una pérdida significativa del peso. Sin embargo sí se ha demostrado que es fundamental la práctica de alguna actividad física para no incrementarlo, y también que el sedentarismo sí engorda.

La actividad física moderada causa cierto cansancio físico que suele facilitar un mejor descanso e incrementar la calidad del sueño lo que sitúa a la persona en una condición más favorable para iniciar el día siguiente. La cantidad y calidad del sueño es también importante para el control del peso, porque se asocia con la correcta regulación de las sensaciones de hambre y saciedad (Appelhans, Janssen, Cursio et al, 2012).

La actividad física también modera el apetito y sirve también para controlar los estados emocionales de ansiedad y depresión que pueden llevar a muchas personas a una ingesta de alimentos hipocalóricos como una forma de calmar los nervios a corto plazo.