¿ Cómo identificar las obsesiones?

Es muy difícil poder identificar los pensamientos de nuestras hijas. Sin embargo, existen determinados comportamientos que reflejan la existencia de una obsesión, como son los rituales. A continuación exponemos un listado de los más comunes:

  • Comentarios constantes y persistentes sobre peso, comida, etc.
  • Preguntas frecuentes con respecto a:
    •  Su volumen corporal.
    • El aporte calórico de los alimentos.
    • Si determinada comida le va a hacer subir de peso o si la ropa le hace verse más “gorda”.
  • Pesarse repetidamente, incluso varias veces al día.
  • Probarse frecuentemente ropa diferente para comprobar sus medidas corporales.
  • Coleccionar recetas, revistas de dietas, tablas calóricas.
  • Llevar a cabo conductas restrictivas como:
    • Dietas de bajo contenido calórico.
    • Elaboración de alimentos a la plancha o hervidos.
    • Consumo de alimentos “dietéticos” .
  • Realizar ejercicio descontrolado, especialmente tras la ingesta de alimentos.
  • Consumir en exceso laxantes, diuréticos, píldoras adelgazantes, etc.

Manejo de las obsesiones

¿ Qué es una obsesión?

Las obsesiones son pensamientos, ideas frecuentes y repetitivas que aparecen en contra de nuestra voluntad. A pesar que la persona las reconozca como absurdas o irracionales, originan tal grado de malestar que interfieren en las actividades cotidianas.

El grado de malestar  o ansiedad procedente de estos pensamientos que se repiten, disminuye a medida que la persona utiliza determinados comportamientos o rituales que a corto plazo sirven para aliviar de inmediato dicha ansiedad. Sin embargo a medio y largo plazo aumentan el malestar que produce la obsesión. Esto hace que cada vez sea mayor la necesidad de llevar a cabo ese ritual, incrementándose así mas los miedos y temores  e introduciéndose en el siguiente circulo vicioso:

Ejemplo:

PENSAMIENTO OBSESIVO

 “ ¿Habré engordado con lo que he comido?”

flecha-abajo

INCREMENTO DEL MALESTAR

flecha-abajo

RITUAL

Intenta tranquilizarse, preguntándole a una tercera persona:“¿ Mamá lo que he comido me engorda?”, a lo que la madre contesta “ no hija apenas le he echado aceite.”

flecha-abajo

ALIVIO DEL MALESTAR

La respuesta de la madre, tranquilizará a la hija a corto plazo. Sin embargo cada vez que la hija ingiera alimentos, necesitará la respuesta de su madre para tranquilizarse.

Lo adecuado y lo inadecuado

Es adecuado No es adecuado
Retirar la atención y cambiar el tema de conversación ante las verbalizaciones obsesivas. Intentar convencerla de lo absurdo de sus ideas y utilizar el razonamiento.
Retirar la báscula de casa. Permitirle pesarse diariamente.
Utilizar una talla de ropa adecuada al peso y figura corporal. Guardar en el armario ropa de tallas que no le corresponden.Utilizar la ropa y sus diferentes tallas como medio para comprobar el incremento de peso.
Mantener el tiempo ocupado con actividades más o menos estructuradas entre comida y comida, para que desvíe su atención de los pensamientos obsesivos. El tiempo libre y no estructurado, es una de las situaciones de mayor riesgo para que se disparen los pensamientos.