91 637 01 51 - 647 532 480 - 670 520 191

Un equipo de científicos han publicado en un artículo que la oxitocina podría utilizarse como tratamiento para la anorexia nerviosa. La oxitocina es una hormona que segrega el organismo de forma natural en estados de satisfacción, durante el parto para cloquear el dolor, o en la lactancia. Los pacientes con anorexia fijan su atención de forma negativa en los alimentos que consideran hipercalóricos, y en la imagen corporal distorsionando su figura. 

La anorexia nerviosa es uno de los trastornos alimentarios de mayor prevalencia, afecta entre 0,5-2 % de mujeres entre 14 y 25 años. Y supone una enfermedad grave, con incluso índice de mortandad en casos extremos. Las pacientes que padecen anorexia ven afectadas varias áreas de su vida, no solo la alimentaria, si no en el área social en la que tienden a aislarse, en el área familiar surgen constantes disputas en torno a las comidas, e incluso en el área académico-laboral, si bien en un principio su excesivo perfeccionismo hacen que sean muy cumplidoras y responsables, más adelante se llegan a bloquear.

Janet Treasure, experta en TCA, del Instituto de Psiquiatría del ‘King’s College London’, en Reino Unido, ya utiliza la oxitocina como posible tratamiento para la anorexia. Esta hormona se había probado para tratar para otros trastornos psiquiátricos como la ansiedad social en las personas con autismo.

En las investigaciones aseguran que la oxitocina reduce el foco de atención persistente de las  pacientes con anorexia a centrarse en los alimentos, la forma del cuerpo y las emociones negativas.  Supone un gran avance ya que en la actualmente no existen tratamientos farmacológicos eficaces para la anorexia, sino que se utilizan combinación de fármacos para abordar síntomas aislados.

Los tratamientos combinados de fármacos con psicoterapia resultan más eficaces a medio y largo plazo. Por ello en el Centro GATCA contamos con equipo de psicólogos y psiquiatra experto en anorexia.

¿Qué os parece el resultado de la investigación? ¿Habíais oído hablar de la oxitocina?