91 637 01 51 - 647 532 480 - 670 520 191

En España, según datos de la Encuesta Nacional de Salud 2011-2012, la obesidad ha pasado de afectar al 7,4% de la población (1987) al 17% de la actualidad. En el caso de los niños, uno de cada diez presenta obesidad y dos de cada diez, sobrepeso, con porcentajes similares en ambos sexos. Son datos similares a los de Estados Unidos, donde existe el mayor nivel de obesidad del mundo. Además, se está detectando que la obesidad aparece en edades cada vez más tempranas y en la mayoría de casos es de origen multifactorial.
La revista BMJ publica una revisión científica que recoge 35 estudios realizados en niños menores de 8 años en tratamientos por sobrepeso y destaca que muchos tratamientos de obesidad se han centrado en cambiar el comportamiento individual con el objetivo de prevenir el exceso de peso. Sin embargo, esta estrategia sólo ha llevado a mejorar a corto plazo la enfermedad y los factores de riesgo relacionados con ella.

Según este estudio, es muy difícil cambiar un comportamiento individual en un ambiente donde cada vez más se promueve un estilo de vida sedentario y un consumo elevado de calorías.

Esta revisión científica llama la atención, asimismo, sobre el hecho de que, actualmente, los niños dediquen su tiempo libre a actividades sedentarias como ver la televisión, jugar con videojuegos, usar el teléfono móvil, el ordenador, etc, y señala que a ello contribuye la tecnificación de los hogares, el uso de medios de transporte motorizados o la inseguridad en las calles. Todo ello, indica, ha producido una disminución importante en el porcentaje de niños que van a pie o en bicicleta hasta el colegio, y que juegan en la calle. El estudio evidencia que las influencias cotidianas son determinantes en el desarrollo de la obesidad, y que la edad apropiada para comenzar a prevenir la enfermedad son los primeros años de vida de los niños. Los especialistas recuerdan, en este sentido, que los hábitos alimentarios se desarrollan normalmente durante la infancia, y en particular durante la adolescencia.

Fuente: Psiquiatría.com